Preguntas frecuentes

Es un tema complicado. Aquí le ofrecemos respuestas a preguntas básicas. 

Preguntas básicas

Nuestro planeta está más caliente a causa de gases atrapados en la atmósfera. Estos gases han provocado que las capas de hielo y los glaciares se derritan y que el agua del mar se caliente y se expanda. Groenlandia y la Antártica albergan la mayor parte del hielo glaciar de la tierra y son los únicos lugares con capas de hielo de hasta 15,000 pies. Estos glaciares almacenan la mayor parte del agua dulce en toda la Tierra. Cuando el océano absorbe el calor, las temperaturas aumentan y provocan que el mar se expanda. Este fenómeno está pasando a una escala global.

No hay forma de detener el aumento del nivel del mar. Aunque detuviéramos todas las emisiones de gases hoy, los mares seguirán aumentando de nivel por el daño causado en los últimos 50 años. Lo que sí podemos hacer – es planear y manejar los efectos del aumento del nivel del mar en el futuro. La mayor parte de esta preparación deberá ser realizada por los gobiernos locales. Nuestros gobernantes tienen que asignar fondos al tema para que se hagan estudios y se diseñen planes de adaptación.

Para responder de manera inteligente al aumento del nivel del mar, el estado, comunidades costeras y propietarios privados tienen tres opciones. Una opción es construir barreras de concreto y/o barreras naturales que impidan que el agua los inunde. Segundo, pueden empezar a modificar sus propiedades para que estas puedan sustentar inundaciones regulares. O, también pueden elegir reubicarse a una zona más alta y/o tierra adentro. 

Para predecir el riesgo de inundaciones, tenemos que estimar el aumento del nivel del mar en el futuro y compararlo con la elevación actual. Esto es difícil porque nuestro conocimiento de ambos es limitado. La colocación de defensas como diques, canales y sistemas para la desviación de agua desafía las predicciones. Las mareas altas extremas en invierno y las altas precipitaciones durante los eventos de El Niño representan un riesgo extremo para las áreas costeras bajas. 

Las tormentas invernales extremas están causando inundaciones y erosión en lugares como la Bahía de San Francisco, el Pacifico e Imperial Beach. Las comunidades alejadas del mar también están luchando contra este problema. El agua del mar está avanzando hacia el interior a través de ríos y acuíferos, amenazando los suministros de agua subterránea. Los pozos y el agua subterránea en el Valle de Salinas, Los Ángeles y Oxnard se están volviendo salados a medida que el mar avanza hacia el interior. 

El Impacto

Casi seis de cada diez playas en California podr��an desaparecer a finales de siglo. Si una playa está atrapada entre el aumento del nivel del mar y el desarrollo costero, no puede moverse hacia el interior. Las playas se contraerán a lo largo de nuestro estado. Esto significa la pérdida de espacios recreativos para las personas y menos hábitat para los animales. 

El aumento del nivel del mar ahogará la mayoría de los humedales de la costa oeste del país en un siglo. La pérdida de las marismas costeras es preocupante porque estas áreas nos protegen de las mareas altas causadas por tormentas y almacenan carbono – haciendo más leve el calentamiento global. 

Las inundaciones frecuentes son una amenaza para las comunidades costeras y los servicios públicos de los que dependen, como carreteras, hospitales y puertos comerciales. Más allá de esto, los centros de transporte están en riesgo causando miles de millones de dólares por pérdida de funcionamiento. 

Algunos ejemplos son el aeropuerto de San Francisco, el Puerto de Long Beach y el puerto de San Diego en donde se necesitan invertir miles de millones de dólares en proyectos de actualización. La erosión y las inundaciones paralizarian carreteras como la Pacific Coast Highway y las líneas ferroviarias de Amtrak. Las plantas de luz y de tratamiento de aguas residuales se verían obligadas a modernizarse y/o a reubicarse a un gran costo. Todos estos gastos tendrían que ser solventados por el público y/o comunidades locales.

Casi $150 billones en valor de propiedad a lo largo del estado de California, está en riesgo de inundación para el 2100. Y la intrusión del agua salada le daría un duro golpe a la industria agrícola valorada en $50 billones. El aumento de la salinidad en las zonas agrícolas reduciría los cultivos e ingresos. Y en el peor de los casos, los contribuyentes tendrían que pagar hasta un trillón de dólares en costos de reparación a través del estado. Si no financiamos planes que nos fortalezcan y preparen hoy, el precio del costo para reparar las cosas aumentará exponencialmente en las próximas décadas.

Más de 1 millón de californianos dependen de empleos con una conexión directa al mar. Todas estas personas sentirían el impacto en sus trabajos. La buena noticia es que, si se planea con tiempo, se pueden crear empleos nuevos para proyectos de obras públicas de adaptación. De esta manera, se manejaría el impacto del aumento del nivel del mar del futuro, y se protegería a los empleos de hoy. 

Si, el impacto del aumento en el nivel del mar será inmediato en las regiones costeras – pero el peso de este impacto, lo sentirían más, los residentes de bajos ingresos que viven cerca de estas áreas. La realidad es que la amenaza irá más allá de la costa. Todos sentiríamos la pérdida de nuestras playas y todos los contribuyentes por igual, podrían tener que pagar hasta un billón de dólares para reparar la infraestructura. 

Es verdad que la mayoría de la gente que vive en las regiones costeras del estado, son gente de clase alta – pero en lugares como Imperial Beach en el condado de San Diego, en donde vive una comunidad económicamente vulnerable – el aumento del nivel del mar ya es un problema. Sabemos que las familias trabajadoras y de ingresos bajos tienen menos recursos para sobreponerse de una emergencia. Otras personas que corren los mismos riesgos son las personas con discapacidades, inquilinos, y las personas de edad avanzada. Otro ejemplo ocurre en San Francisco en donde casi 28,000 residentes de bajos ingresos sufrirían inundaciones diarias, según un estudio reciente. 

Cuando las inundaciones dañan las playas, dunas y humedales en las costas – también dañan los hábitats que sostienen a especies importantes como los peces, plantas, mamíferos marinos como las focas y aves migratorias. Otro impacto negativo es la intrusión de agua salada en áreas de agua dulce en donde viven peces y animales que dependen del agua dulce. 

En el 2018, un reporte del State Coastal Conservancy y el Nature Conservancy concluyó que el 55% de los hábitats costales en California son altamente vulnerables al aumento del nivel del mar. El estudio también encontró que, si la marea subiera cinco pies, podría ahogar hasta 41,000 acres de terreno público protegido y poner en riesgo a 39 especies que ya están amenazadas o en peligro de extinción.

California tiene que planear para el futuro

La mayor parte de la preparación tiene que realizarse a nivel local pero el estado también puede asistir en el proceso. Por ejemplo, el estado puede (1) fomentar la colaboración a escala regional; (2) apoyar proyectos locales de planificación y adaptación; (3) proporcionar información, asistencia y apoyo; y (4) generar conciencia sobre el tema entre el público en general. Para obtener información sobre cómo los líderes del estado pueden apoyar los esfuerzos locales de adaptación, consulte este documento.

No sabemos con exactitud cuánto subirán los mares en California en las próximas décadas. Por lo tanto, es imposible ponerle un precio definitivo al costo de los múltiples proyectos que deberían emprenderse para proteger a hogares, negocios, humedales, playas e infraestructura. Si no se toman medidas proactivas, algunas estimaciones ponen el precio de las reparaciones en $1 billón de dólares. Afortunadamente, podemos reducir esta carga de manera significativa invirtiendo hoy en planes con visión al futuro. Por cada dólar invertido hoy, se ahorrarían seis dólares en reparaciones en el futuro. 

Asegurar los fondos necesarios para proyectos de adaptación a lo largo de la costa de California es una tarea compleja que involucra a agencias federales, estatales, regionales y locales. Las fuentes federales que podrían asistir incluyen el Federal Emergency Management Agency, el Army Corps of Engineers, y fondos estatales comunitarios repartidos por el Department of Housing and Urban Development. Los legisladores estatales también podrían considerar la creación de bonos para proteger la infraestructura y los espacios naturales – siguiendo los mecanismos de financiación que administran los suministros de agua potable y en la preparación para los sismos. 

A nivel local, las ciudades están emitiendo bonos locales, incrementando las tarifas de aguas pluviales y creando distritos especiales en donde los residentes pagan tarifas para cubrir el costo de la planificación de obras públicas, la restauración de humedales y dunas y otros proyectos de adaptación y protección para el aumento del nivel del mar.

A principios de 2020, la Agencia de Recursos Naturales de California (CNRA) y la Agencia de Protección Ambiental de California (CalEPA) convocaron dos reuniones de alto nivel al que asistieron 17 agencias estatales para desarrollar y aprobar un plan general para el estado. Este plan se utilizará en la planeación, estableciendo políticas y los pasos requeridos para la toma de decisiones en proyectos. Este plan tiene el respaldo de las secretarías de la CNRA y CalEPA y todos los departamentos dentro de estas agencias. Este plan es un documento dinámico y se seguirán agregando agencias en el futuro. Las siguientes agencias estatales están involucradas en este proceso: CNRA, CalEPA, SF Bay Conservation y el Development Commission, California Coastal Commission, California Energy Commission, California Department of Fish and Wildlife, Caltrans, Delta Stewardship Council, Department of Water Resources, Ocean Protection Council, Governor’s Office of Planning and Research, Office of Emergency Services, State Coastal Conservancy, State Lands Commission, State Parks, State Water Resources Control Board, y el Strategic Growth Council. 

La visión del equipo de liderazgo es reducir los riesgos del aumento del nivel del mar, el impacto de las tormentas, la erosión y otros peligros costeros. El grupo de líderes buscará aumentar su capacidad colectiva para abordar el aumento del nivel del mar, implementar el Plan de Protección del Estado, coordinar acciones claves, sesiones informativas para la legislatura – al igual que comunicar como las agencias estatales están planeando para el riesgo del aumento del nivel del mar colectivamente. 

No se puede esperar que las agencias gubernamentales resuelvan la batalla contra el aumento del nivel del mar por sí solas. La mayor parte de la planificación para prepararse se tiene que realizar a nivel local. Los miembros de la comunidad – ya sean los residentes, dueños de negocios, organizaciones ambientales y grupos sin fines de lucro son quienes más conocen las condiciones económicas y geográficas en su área. Es importante que estos grupos se unan, trabajen juntos y orienten al estado – para encontrar soluciones que los protejan a largo plazo del aumento del nivel del mar a un costo razonable. 

Se llegará al éxito cuando el estado de California esté listo para resistir un aumento en el nivel del mar de 3.5 pies, para el 2050. California también necesita contar con un plan de adaptación a lo largo de todo el estado y cada condado local debe tener planes propios. Sabremos que estamos progresando cuando las acciones del estado estén en línea y en colaboración con grupos locales, grupos nativos, regionales y federales.  

Usted Puede Poner de Su Parte

La planificación y adaptación para resistir el aumento en el nivel del mar tomará varios pasos y décadas en completarse. El primer paso es informar al público sobre el tema y su impacto en California, y elevar el sentido de urgencia sobre la necesidad de actuar hoy a nivel local. La campaña busca educar a los californianos sobre el problema y la mejor manera de enfrentarlo. 

También es importante motivar a los residentes a que se comuniquen con sus líderes locales para que estos hagan de la planificación del aumento del nivel del mar, una prioridad. La campaña está financiada por una subvención estatal de, California Natural Resources Agency y está siendo administrada por la organización sin fines de lucro, California Marine Sanctuary Foundation. 

La planificación y adaptación para resistir el aumento en el nivel del mar tomará varios pasos y décadas en completarse. El primer paso es informar al público sobre el tema y su impacto en California, y elevar el sentido de urgencia sobre la necesidad de actuar hoy a nivel local. Los residentes pueden obtener lo último sobre el aumento del nivel del mar a través de un boletín informativo y siguiendo las redes sociales. La campaña llegará a comunidades vulnerables, de clase trabajadora y de bajos ingresos a través de canales de comunicación que ya se dirigen a estas audiencias. 

Usted puede ayudarnos corriendo la voz sobre este tema entre su círculo de amigos. Inscríbase para recibir nuestro boletín. Siga nuestras redes sociales. 

Missing Component: